García-Page destaca que su Gobierno es “serio y riguroso” al cumplir los objetivos de déficit


El presidente regional, Emiliano García-Page / EFE / ARCHIVO El presidente regional, Emiliano García-Page / EFE / ARCHIVO

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha valorado que la región haya cumplido con el objetivo de déficit del 0,7% que el Estado había fijado al conjunto de las comunidades autónomas para el pasado ejercicio económico 2016. Un dato que ha dado a conocer este jueves el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro y que, tal y como ha subrayado el presidente regional, pone de manifiesto que el de Castilla-La Mancha no es sólo un “Gobierno con alma” sino, al mismo tiempo, “serio, riguroso y fiable”.

Así se ha expresado el presidente regional en una comparecencia pública ante los medios de comunicación en el Palacio de Fuensalida, en la que ha estado acompañado por el titular regional de Hacienda y Administraciones Públicas, al que ha agradecido el trabajo desarrollado al frente de este departamento desde el inicio de la legislatura.

El presidente del Ejecutivo autonómico ha resaltado el hecho de que en este primer ejercicio económico imputable al actual Gobierno, se haya conseguido la meta de cumplir con el objetivo de déficit “sin tocar el bolsillo de los ciudadanos”. Algo que contrasta con el anterior Gobierno regional que, durante “cuatro años de dolores”, no sólo incumplió con las exigencias de déficit, sino que, además, aplicó “brutales recortes” a la sanidad, la educación, las políticas activas de empleo o a la dependencia, entre otros, con la excusa de cumplir precisamente con el techo de déficit para las autonomías.

Un rigor en la gestión de los recursos económicos públicos que ha propiciado que en el último año Castilla-La Mancha haya reducido “un punto de déficit” y se haya situado “por debajo de la media” del conjunto de las comunidades autónomas. Algo que, ha hecho hincapié García-Page, hace que desde la región “ayudemos a España a cumplir con Europa en el objetivo de salir de la hipoteca de los hombres de negro de la Unión Europea”.

Cumpliendo con los compromisos sociales

En este sentido, el presidente de Castilla-La Mancha ha remarcado que el Ejecutivo regional no sólo está cumpliendo con la clase política y con otras administraciones, sino también con los compromisos sociales expresados a través de su programa de gobierno y con el objetivo de reconstruir el Estado de Bienestar tras “cuatro dolorosos años” caracterizados por “los despidos” en la administración pública, el recorte de hasta el 40% del sistema sanitario regional o que se hubiera “destrozado una parte importante” del sistema educativo. “Cuatro años a base de castigar, cuatro años de dolores, en los que no se ha cumplido con el objetivo de déficit”, ha recordado García-Page.

“Estamos cumpliendo con los ciudadanos de Castilla-La Mancha, con la recuperación a marchas forzadas de la sanidad, del sistema educativo que quedó maltrecho en los últimos años de dolores, con la dependencia que quedó en un cajón, con las políticas activas de empleo”, ha señalado García-Page, “además de con las normas de salud financiera de España y de Europa”.

El presidente regional ha valorado igualmente el marco económico general de la región, donde “pagamos muy por encima de lo que paga el conjunto de las comunidades autónomas”, además de estar “en la media del crecimiento económico español” –en referencia al crecimiento del 3,1% del PIB que experimentó Castilla-La Mancha en 2016 y que ha dado a conocer este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE)-.

“Es la primera vez en muchos años que subimos el 3%”, ha recalcado García-Page, quien también ha puesto en valor la marcha del estado de ingresos o el flujo constante de llegada de nuevos proyectos empresariales a la región; datos que ponen de relieve que Castilla-La Mancha “quiere salir del bache y que lo quiere hacer sabiendo para qué”, comenzando por “reconstruir lo que se había liquidado”.

“Vamos a cumplir con nuestro compromiso político en tiempo y forma” y contando con una “salud financiera potable”, ha finalizado García-Page.