Zapatero cree que la propuesta de la Generalitat de diálogo tiene trampa


El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero / EFE / ARCHIVO El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero / EFE / ARCHIVO

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero cree que "tiene trampa" la oferta de diálogo que plantean hoy los máximos dirigentes de la Generalitat de Cataluña al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, mientras proponen un referéndum acordado sobre independencia.

Zapatero ha hecho estas consideraciones en Onda Cero, donde ha sido preguntado por el artículo que rubrican hoy en El País el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, en el que proponen a Rajoy, un "referéndum acordado" sobre la independencia de Cataluña como el que pactaron Reino Unido y Escocia.

"La carta tiene trampa. Dice sentémonos al diálogo, pero nosotros no renunciamos al referéndum, que saben que es un tema no disponible por el Gobierno de España", ha afirmado Zapatero.

El expresidente está convencido, además, que "los referéndum no son el procedimiento para solucionar este tipo de grandes conflictos" y al respecto ha dicho: "Fíjense el 'brexit'. Quien rompe se rompe. Gran Bretaña ha roto con la UE y tiene el riesgo de romperse. Quien rompe se rompe", ha incidido.

En su opinión, el referéndum demuestra que "divide a la gente" y es "un debate infinito porque quien pierde quiere la revancha". "Como ahora en Escocia. Perdió el sí y ya estamos con la segunda vuelta", ha apostillado.

Por eso, a su juicio, el planteamiento debe ser el de "llegar a un acuerdo político, donde cada uno tiene que renunciar a su programa máximo".

"La historia demuestra -ha comentado- que cuando uno mantiene el antagonismo, nunca se reforma ni se avanza, solo cuando uno renuncia a su programa máximo, cuando va la segunda opción".

Y en este caso "es lo que tenemos que hacer: los independentistas tienen que asumir una segunda opción y el Estado, los partidos políticos estatales tienen que plantear un plan de diálogo que sea una opción nueva para Cataluña".

La reforma de la Constitución sería, según sus palabras, "una meta al final del camino que puede ser, pero hay que partir de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut".