El PSC envía a todos sus concejales un argumentario para no colaborar en el referéndum


El Secretario de Organización, Salvador Illa / EFE / ARCHIVO El Secretario de Organización, Salvador Illa / EFE / ARCHIVO

El PSC ha distribuido entre todos sus cargos electos municipales un argumentario en el que se dan instrucciones y motivos para que no colaboren con la Generalitat en el referéndum sobre la independencia anunciado para el 1 de octubre, y para que "protejan" a los funcionarios de los ayuntamientos.

Bajo el título "Referéndum... ¿Qué referéndum?", el PSC explica a sus alcaldes, concejales y cargos locales que el "anuncio de la futura convocatoria de un referéndum no se puede en ningún caso confundir con un referéndum al amparo de la ley vigente. Hasta ahora nos encontramos con deseos y realidad virtual... ¿quién firmará la convocatoria y bajo qué marco legal? ¿Con qué censo?".

En el documento, al que ha tenido acceso Efe y que ha sido avanzado por El Periódico de Catalunya, el PSC asegura: "no participaremos en un referéndum de estas características ni prestaremos nuestro apoyo político o colaboración institucional a los que pretendan organizarlo".

"En este sentido -añade el documento-, si el Govern de Cataluña pide la colaboración de otras administraciones (ayuntamientos), exigiremos que lo haga de forma oficial y por escrito debidamente firmado por el responsable que corresponda, y antes de tomar cualquier decisión al respecto, pediremos un informe escrito y firmado por el secretario de la corporación".

"Protegeremos al funcionariado -continúa el texto- para que no se les exija que colaboren con ninguna iniciativa que no tenga cobertura legal (en el ejercicio de las funciones públicas)".

Sobre la posición del partido sobre el referéndum, el PSC recuerda que es "unilateral" y "no figuraba en los programas de Junts pel Sí y la CUP", además de que "la mayoría parlamentaria independentista no representa la mayoría de votos de la ciudadanía".

Los socialistas subrayan que en el 9N de 2014 "ya se produjo una consulta que no produjo ningún cambio en las relaciones entre Cataluña y el resto de España, más allá de las inhabilitaciones políticas y la mala imagen internacional".