El PSOE insiste en exigir al Gobierno que declare como ZEPIM el Corredor de Migración de Cetáceos


El senador sociallista por Illes Balears, Francesc Antich / EFE / ARCHIVO El senador sociallista por Illes Balears, Francesc Antich / EFE / ARCHIVO

El senador sociallista por Illes Balears, Francesc Antich, insiste en exigir al Gobierno que declare como Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) el Corredor de Migración de Cetáceos de la demarcación marina levantino-balear y le apremia a la aplicación de un régimen preventivo de protección de esta área.

Antich, que defenderá esta moción en la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático del Senado, reclama además que dicha declaración del área marina localizada entre las costas de les Illes Balears, Cataluña y Comunidad Valenciana, se traslade al Convenio de Barcelona y que, con el objetivo de garantizar sus valores naturales mientras se tramita su aprobación, se dicte de forma inmediata una orden ministerial que establezca un riguroso régimen de protección preventiva.

Otra de las reivindicaciones del senador balear, atendiendo a los peligros a los que está expuesta la citada zona marina, es una moratoria “de efecto inmediato” en relación a la presentación de nuevas solicitudes de permisos de investigación, exploración y explotación de hidrocarburos, que se haga extensiva a los proyectos existentes y a la finalización y archivo definitivo de los expedientes en tramitación de permisos de investigación y de los proyectos de exploración de hidrocarburos existentes.

La moción socialista urge también al Ejecutivo a que con carácter inmediato apruebe un plan de reducción del nivel de contaminación acústica submarina en el Mediterráneo Español, estableciendo un registro de datos transparente sobre las fuentes de ruidos antropogénicos en este mar; mar que, a su vez, es parte del Plan de Acción actual de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina de la Unión Europea.

En la exposición de motivos de esta iniciativa, Francesc Antich subraya que distintos estudios proponen la protección de dicha zona marina y, concretamente, hace hincapié en que el Proyecto Mediterráneo para la identificación de las Áreas de Especial Interés para la Conservación de los Cetáceos en el Mediterráneo Español, realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, valora que la citada zona concentra un gran número de cetáceos y destaca además su gran relevancia como zona de paso migratorio del rorcual común hacia áreas de cría y de alimentación. Asimismo, subraya que también hay que tener en cuenta -de acuerdo con el Convenio de Barcelona- el protocolo sobre Zonas Especialmente Protegidas y Diversidad Biológica en el Mediterráneo, mediante el cual se establece la lista de ZEPIM.

El senador del PSOE muestra su preocupación por que el corredor está expuesto a graves amenazas debido a la existencia de permisos de investigación de hidrocarburos, así como a áreas de adquisición sísmica de proyectos de prospección de hidrocarburos que se solapan con el área marina a proteger.

En este sentido, Antich advierte de que distintos estudios auspiciados por ACCOBAMS (Acuerdo sobre la conservación de los Cetáceos en el Mar Negro, Mar Mediterráneo y la zona Atlántica contigua) muestran el aumento de presión acústica en el ámbito subacuático, y apuntan a las actividades de adquisición sísmica y de búsqueda de pozos de petróleo y gas como principal causa. “En el año 2005, el área mediterránea afectada por los sondeos acústicos era de un 3,8%, mientras que en al año 2015 aumenta hasta el 27% de la superficie”, precisa.

Finalmente, el senador balear apuntala su argumentación poniendo de manifiesto que distintos organismos e instituciones ya han solicitado la protección del citado Corredor: la Alianza Mar Blava, por el Govern de les Illes Balears, el Paralment de les Illes Balears, la Generalitat de Cataluña, los Consells Insulares de Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera, más de diez ayuntamientos de les Illes Balears, el Ayuntamiento de Barcelona, la SECEM (Sociedad Española de Conservación y Estudio de los Mamíferos), la asociación PROMAR, y la Associació Cetácea.

En este sentido, Antich muestra su confianza en que dicha solicitud tenga “una buena acogida” por parte de España y de la Unión Europea y aboga por que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y Medio Ambiente inicie sus trabajos al respecto.