Los diputados socialistas por Ciudad Real en las Cortes Constituyentes de 1931


Ciudad Real tenía derecho a diez escaños en las Cortes Constituyentes de 1931. En este trabajo nos fijaremos en los diputados socialistas.

El candidato más votado en Ciudad Real fue el socialista Fernando Piñuela y Romero, que obtuvo 47.401 votos. Piñuela nació en Murcia en 1897. Estudió Magisterio en Murcia y Madrid, además de Derecho. Pasó a ser catedrático en las Escuelas Normales de Huesca, Burgos y Ciudad Real. En las Cortes Constituyentes trabajó en la Comisión de Justicia. No pudo repetir como diputado en las elecciones de 1933. Regresó a Murcia donde impartió clases de metodología de la Historia en su Escuela Normal. Fue elegido concejal y después alcalde de Murcia en mayo de 1936, estando al frente de la alcaldía hasta 1938. Después marchó a Madrid donde tuvo responsabilidades políticas en el Ejército del Centro. Casado le nombraría Comisario General del Ejército del Centro cuando estuvo al frente del Consejo Nacional de Defensa. En el fatídico mes de marzo de 1939 fue nombrado vocal de la Comisión Ejecutiva del PSOE. No pudo salir de España, siendo detenido en Elche. Se le juzgó en consejo de guerra en Murcia y se le condenó a la pena de muerte. Fue fusilado el 7 de noviembre de 1939 en dicha ciudad, cerca del cementerio.

El socialista Antonio Cañizares Penalva fue el quinto candidato elegido con 44.289 sufragios. Cañizares nació en Hondón de las Nieves en 1895, aunque muy niño se fue a vivir con sus padres a Elche. Trabajó en el sector del calzado como alpargatero y también en la minería. Fue un activo e infatigable sindicalista en ambos sectores productivos, perteneciendo a distintas sociedades y federaciones de la UGT. También se destacó en el PSOE de la provincia y de parte del Levante, desplegando una intensa actividad en cargos dirigentes, otros más administrativos, y en distintas publicaciones. Llegó a estar encarcelado a partir de 1917, y sufrió prisión y destierro en tiempos de Primo de Rivera por sus escritos en diarios obreros. En 1927 presidió la Agrupación Socialistas de Elche, pero se instaló en Peñarroya. Allí salió elegido alcalde en 1931. En las Cortes Constituyentes fue la voz de los mineros. Su intenso compromiso no se aminoró siendo diputado y ni después, ya que fue muy activo en la Revolución de Octubre de 1934. Eso le llevó a la cárcel de nuevo. En 1936 fue compromisario en la elección del presidente de la República por la provincia de Alicante. En la guerra fue comisario político en Aviación. Consiguió exiliarse para recalar finalmente en México, donde moriría en 1966.

El sexto candidato elegido en Ciudad Real fue el socialista Antonio Cabrera Toba, con 43.930 votos. Cabrera nació en Madrid en 1899 y se dedicó a la publicidad. Fue destacado miembro de las Juventudes Socialistas en los años treinta. Ingresaría en la Masonería. En las Cortes Constituyentes trabajó en las Comisiones de Estado, Industria y Comercio. En el año 1932 dirigió la Escuela Socialista de Verano, que organizaban las Juventudes Socialistas de España en El Pardo (Madrid). Cabrera Toba tuvo un peculiar protagonismo político en Ciudad Real por una serie de incidentes que protagonizó, y que le ocasionaron conflictos con la dirección del PSOE. En enero de 1933 destruyó un cuadro de Alfonso XIII que pertenecía a la Diputación Provincial. Recortó la cabeza pintada del rey y la exhibió en el Casino. En abril de ese mismo año rompió tres urnas en Daimiel. Fue candidato en 1933 y en 1936, a pesar de que la dirección del Partido no era favorable a que lo fuera, habida cuenta de su comportamiento público. Salió elegido en las últimas, pero tuvo que ceder su puesto ante la reclamación presentada y ganada por su compañero Marino Sáiz. En mayo de 1936 se salió del Partido e ingresó en el PCE. Participó en la guerra, pero fue detenido a finales de 1936, aunque fue liberado al poco tiempo. En 1937 desempeñó funciones en el Servicio de Investigación Militar. Pudo exiliarse en Francia donde sería asesinado por la Gestapo en agosto de 1944.