Más Historia y Vida

Apuntes sobre la Primera Internacional

A mediados del siglo XIX, la industrialización se estaba extendiendo con fuerza por toda Europa occidental y los Estados Unidos. Una de las consecuencias de este fenómeno capital fue el crecimiento de la clase obrera y del número de asociaciones, cooperativas, sociedades de socorros mutuos y sindicatos. En el seno del movimiento obrero creció la conciencia de que los problemas de los obreros eran los mismos en todos los lugares, y que la experiencia de la acción esporádica debía ser sustituida por una actividad organizada, como proponía Marx. En Inglaterra se había demostrado la importancia de grandes organizaciones -Trade Unions– pero también de que las huelgas y acciones sindicales podían ser boicoteadas por obreros venidos de otras partes de Europa. Si el fenómeno industrial era ya internacional, también debía serlo el movimiento obrero.

La evanescente memoria en Sicilia

Mi relación con Sicilia se ha ido alimentando de lecturas de historia, de ensayos y libros de viaje, y de narrativas de ficción. La última un libro de historia de Manuel Rivero sobre una cofradía palermitana de la aristocracia y el culto a los ajusticiados que pervivió más allá del final del Antiguo Régimen. Al visitante actual le llama la atención tanto la preservación de las momias como los pasquines pegados en las paredes de las calles con el recordatorio de los difuntos. En el libro Medianoche en Sicilia se traza la trama de la Mafia, como herencia de la aristocracia, cuyo recuerdo se evoca en el aeropuerto dedicado a la memoria de los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, asesinados hace veinticinco años.

El balance sobre socialismo mundial y español por parte del PSOE en 1901

Los socialistas españoles publicaron en “El Socialista” (número 821) un balance sobre la situación del socialismo mundial y español en el año 1901. Nos interesa acercarnos al texto y comentarlo porque nos permite comprobar cómo veía el PSOE la marcha de sus congéneres en distintos lugares, Europa y América, y de su propia labor en España, faltando todavía unos años para que comenzara el despegue del Partido. El PSOE quería transmitir un mensaje optimista sobre la situación presente y sobre el futuro.

Amós Acero

Amós Acero Pérez fue un destacado socialista, maestro de profesión, y que perdió la vida a causa de su compromiso en las tapias del cementerio de la Almudena en 1941. En este artículo glosaremos su figura política.

La decoración de las Casas del Pueblo a fines del XIX

Las Casas del Pueblo donde tenían sus sedes las Sociedades sindicales de la UGT y las Agrupaciones Socialistas se decoraban de distinta manera, pero siempre con claro objetivo pedagógico y propagandístico vinculado a la lucha socialista. No pretendemos hacer un estudio monográfico sobre la cuestión. Vamos a centrarnos en una iniciativa de finales del siglo XIX.

En los inicios del socialismo en Zamora

La Agrupación Socialista de Zamora capital nació en marzo de 1893. El primer comité estuvo formado por los siguientes socialistas: Herminio Martín como presidente, Ricardo Wamba, secretario, Emilio Hidalgo como contador, Justo Alonso como tesorero, y los vocales serían Manuel Cepeda, Francisco Alonso y Gerardo Martín. En el número 372 de “El Socialista” se anunciaba un acto (mitin de propaganda, en lenguaje de la época) para el mes de mayo, pero tendría lugar en junio.

Los primeros socialistas daneses

La situación económica y social de Dinamarca a mediados del siglo XIX no parecía muy propicia para el surgimiento de un fuerte movimiento socialista. El mundo rural seguía teniendo un gran peso y el país solamente contaba con una ciudad importante, la capital Copenhague. Dinamarca había sufrido una fuerte crisis a consecuencia de la denominada Guerra de los Ducados por la que se perdieron, frente a la alianza prusiano-austriaca, los territorios de Schleswig-Holstein, y que avivó mucho el sentimiento nacionalista. En todo caso, entre el campesinado danés había un evidente malestar social frente a la burguesía de la capital.

Theodor Schuster, pionero del socialismo alemán

Theodor Schuster nació en el año 1808, y fue profesor en la Universidad de Gottingen. Estuvo exiliado en París y allí participó en la formación de la Liga de los Proscritos en 1834 con Jacob Venedey. En el grupo se destacaría por reemplazar a Venedey al frente de la revista de la Liga, cuya cabecera llevaba el título de “El Proscrito”. En esta tarea debemos destacar su labor divulgadora de las ideas de los socialistas utópicos franceses, pero también de las ideas económicas de Sismondi. Este economista suizo comenzó a cuestionar los pilares del liberalismo económico cuando consideró que el mercado por sí solo no aseguraba el pleno empleo. Sismondi no fue socialista, pero sí consideraba la necesidad de que el Estado interviniera para asegurar el bienestar general.

Nuestro protagonista también fue partidario de los Talleres Nacionales que el gobierno francés había puesto en marcha a partir de la Revolución de 1848, como un mecanismo para atacar el paro y combatir la desigualdad.

En la publicación de “El Proscrito” mantuvo una polémica con Venedey a propósito del carácter de la Revolución, que nos parece harto interesante. Venedey creía en la necesidad de la misma para acabar con la tiranía y la injusticia. Eso era lo prioritario. Dejaba para después el debate sobre la construcción un mundo nuevo, pro precisar los pilares sobre los que debía sustentarse. Pero Schuster defendía que era fundamental sentar antes las bases sobre las que debía guiarse la revolución, así como la sociedad nueva que había que crear, basada en la igualdad. Además, los trabajadores debían ser los protagonistas de la revolución. Estaba reivindicando la importancia de la ideología, de la elaboración de ideas, y del debate sobre qué tipo de estado y sociedad se quería establecer, frente a una revolución sin bases ideológicas bien fundadas.

Schuster escribió Pensamiento de un republicano (1835), donde expuso de forma más sistemática sus ideas, con claras influencia de Fourier, pero también del neobabouvismo, una corriente de pensamiento de raíz comunista que se basaba en la Conspiración de los Iguales de Babeuf de la época termidoriana de la Revolución Francesa, y cuyas ideas fueron revitalizadas a partir de los años treinta gracias a Filippo Buonarroti. En la obra se interrogaba sobre la contradicción entre la riqueza del país y la miseria reinante entre la mayor parte de la población. La desigualdad en el reparto de la riqueza era la respuesta, el fundamento de la sociedad capitalista. Schuster fallecería en el año 1872.

La campaña electoral de la Alianza de Izquierdas en 1918

En un anterior trabajo sobre la Conjunción Republicana terminábamos el artículo con la alusión a la Alianza de Izquierdas formada en 1918, como fórmula para revitalizar la primera. En este trabajo nos centraremos en la campaña electoral de la Alianza, tomando, en parte, como fuente el fundamental aporte de Fermín Solana, Historia parlamentaria del Socialismo Español: Julián Besteiro (1918-1920), editado por Taurus en 1975. Este estudio nos permite no sólo conocer la realidad española de los comienzos de ese año después del intensísimo 1917, y con los miembros socialistas del Comité de Huelga en la cárcel, sino también aspectos sobre organización electoral general, del Partido Socialista, y de la izquierda en general.