Menu

EL SOCIALISTA

PRENSA Y COMPROMISO POLÍTICO

Fundado por Pablo Iglesias en 1886

El Socialista

EDICIÓN DIGITAL

 

La edición digital recupera la condición de periódico que tuvo El Socialista histórico desde hace casi siglo y medio. Una nueva herramienta digital de información necesaria no sólo para presentar novedades de la actualidad y análisis, sino para preservar la continuidad de la cultura socialista.

Respecto a los contenidos, El Socialista incorpora noticias relacionadas con las iniciativas políticas impulsadas desde el PSOE, su acción diaria o las declaraciones de sus dirigentes; además de entrevistas, artículos y una sección histórica que recuerde a los principales personajes e hitos del socialismo español.

El Socialista pretende ser, en definitiva, una herramienta al servicio de los ideales del Socialismo. Unos ideales ni jóvenes ni viejos, sino justos.


Volver a la edición digital

  1. HISTORIA
  2. HEMEROTECA

Una Herramienta para comunicar el Socialismo



Fue a partir de la huelga madrileña de tipógrafos (1882) cuando se decidió la creación de un periódico de la organización socialista, ideando para ello la emisión de acciones por importe de una peseta, según el modelo seguido por los internacionalistas con el semanario “La Emancipación”, medio de expresión del grupo de trabajadores de la Nueva Federación Madrileña, núcleo marxista español de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT). A pesar del entusiasmo que les acompañó, el 31 de diciembre de 1884 se habían repartido 1.380 acciones, ingresando tan sólo 960 pesetas, de las que había que descontar los gastos ya ocasionados.

La crisis política tras la muerte de Alfonso XII, en noviembre de 1885, animó a retomar el proyecto iniciado tres años y medio atrás. Los afiliados poseedores de alguna acción celebraron junta a finales de enero de 1886 para decidir el lanzamiento, ideario y composición de los consejos de administración y redacción. De las cuatro bases planteadas, tres no supusieron problema alguno para su aprobación, pues era el propio programa del partido, ampliado con el informe presentado a la Comisión de Reformas Sociales. El contenido de la cuarta provocó, sin embargo, una encendida diatriba: “Combatir a todos los partido burgueses y especialmente las doctrinas de los avanzados, si bien haciendo constar que entre las formas de gobierno republicana y monárquica, “El Socialista” prefiere siempre la primera.” El joven doctor Jaime Vera, que apoyaba un mayor acercamiento a los republicanos, defendió con infructuoso ardor su tesis frente a la vencedora encabezada por Iglesias. La aprobación del texto, tal como estaba planteado, provocó el alejamiento temporal de la organización de dos de sus fundadores – el propio Vera y Francisco Mora –, así como de un nutrido grupo de socialistas barceloneses.

Además de las cuatro bases de funcionamiento del periódico, en aquella reunión quedaron también aprobadas tanto la composición de los consejos de redacción y administración, como la determinación de la fecha de salida del periódico: el 1 de marzo siguiente. Se preparó un prospecto de lanzamiento con 4.000 ejemplares, distribuidos a mediados de febrero, y en el que Pablo Iglesias anunciaba su aparición: "El primero y principal propósito de "El Socialista" será procurar la organización de la clase trabajadora en partido político distinto y opuesto a todos los de la burguesía, desde el más retrógrado hasta el más avanzado". Tal lanzamiento hubo de acompañarse de una campaña promocional del propio Iglesias y el socialista catalán José Caparó por poblaciones de esa región, seguida de otra de aquél en solitario por diversas capitales andaluzas, así como la de Quejido por las castellanas, ya que el censo activo de la organización – difícil de determinar, por su carácter clandestino – no debía de alcanzar en aquellos primeros años ni el par de centenares de afiliados.

De regreso en Madrid, el semanario vio por fin la luz con un pequeño retraso sobre la fecha prevista – el 12 de marzo de 1886 –, gracias al empeño de todos los afiliados, fuese el que fuese su oficio. Hubo además otros que no se conformaron con participar de manera directa en la puesta en marcha de este medio de prensa obrera, sino que además lo dejaron historiado para la posteridad, como el impresor madrileño Juan José Morato: “Había un capital poco mayor de novecientas pesetas; existía un Consejo de Redacción compuesto de tipógrafos (Iglesias, Matías Gómez, Quejido, Valentín Diego Abascal y Pauly), de los que dos eran redactores nominales – los últimos – y otro se disponía a dejar Madrid en demanda de trabajo. Es decir, quedaban para escribir Iglesias y Gómez. Se redujeron los gastos a un límite inverosímil, que entonces se consideró infranqueable. Local para Administración, 15 pesetas mensuales; retribución del director (Iglesias), 30 pesetas semanales; imprenta, un tanto por tirada y pago directo de las líneas compuestas a los cajistas, realizando Iglesias la corrección, ajuste y demás operaciones; papel, lo que costase el más barato y no pagando al contado; un repartidor, 10 pesetas; franqueo… Libros, cajas, recibos, callejeros y cierre, gratis, y cuerda y engrudo poco menos. Los “técnicos” aquilataron hasta el céntimo, y la buena voluntad de tipógrafos, impresores, encuadernadores, albañiles, guarnicioneros, barberos y hasta vendedores de petróleo hizo lo demás.”

Más


HEMEROTECA


Todos aquellos que deseen consultar en mayor profundidad la historia del socialismo español pueden hacerlo en la Fundación Pablo Iglesias. La Fundación conserva un archivo con unos 2 millones de documentos, 10.000 fotografías, 8.000 carteles, etc., una biblioteca de más de 40.000 volúmenes y una hemeroteca con más de 7.500 títulos de publicaciones periodicas, incluido El Socialista.

➡ EDICIÓN PAPEL


➡ EDICIÓN DIGITAL



 

El PSOE relanza el periódico que fundó Pablo Iglesias hace 131 años

Play

×