“La nueva norma contra el comercio de minerales de conflicto es un gran avance en la defensa de los DDHH”

  • Escrito por La Redacción - Agencias
  • Publicado en Panorama Europa

La eurodiputada y portavoz del PSOE en la comisión de Comercio Internacional en el Parlamento Europeo, Inmaculada Rodríguez-Piñero / EFE / ARCHIVO La eurodiputada y portavoz del PSOE en la comisión de Comercio Internacional en el Parlamento Europeo, Inmaculada Rodríguez-Piñero / EFE / ARCHIVO

La eurodiputada y portavoz del PSOE en la comisión de Comercio Internacional en el Parlamento Europeo, Inmaculada Rodríguez-Piñero, se ha mostrado satisfecha por la aprobación del Reglamento que obliga a los importadores europeos directos de oro, wolframio, estaño y tantalio a garantizar que no proceden de minas controladas por grupos armados ni de zonas afectadas por graves conflictos de derechos humanos.

Rodríguez-Piñero ha destacado que este Reglamento “supone un gran avance en la defensa de los derechos humanos y es un claro ejemplo de cómo la política comercial europea puede actuar en su defensa”.

En ese sentido, la eurodiputada socialista ha señalado que, desde la UE, “tenemos el deber moral de impedir el comercio de estos minerales de sangre, imprescindibles en la fabricación de nuestros móviles, coches o lavadoras”.

Además, ha subrayado la importancia crucial de unas buenas medidas de acompañamiento para asegurar la efectividad del reglamento. “Los socialistas hemos exigido que se garanticen los controles y que se lleve a cabo una evaluación periódica de su aplicación”.

“Si se constatara que las empresas obligadas a cumplir el Reglamento consiguen evadir su aplicación, si viéramos que las empresas exentas no se acogen voluntariamente al sistema, o que la legislación tiene efectos indeseados sobre las poblaciones mineras, los socialistas volveremos a exigir la extensión de las obligación al 100% de las empresas”, ha añadido la eurodiputada.

A día de hoy, las compañías europeas importan el 35% de estos cuatro minerales de sangre que se extraen de minas ubicadas principalmente en el centro de África, y que son imprescindibles para fabricar y que son imprescindibles para fabricar aparatos de uso cotidiano como son los móviles, lavadoras o coches.

"Con el comercio de estos minerales manchados de sangre se financian las guerrillas de algunos de los conflictos armados más sangrientos, como ocurre en la República Democrática del Congo, donde más de 5 millones de personas han sido asesinadas desde 1998”, ha recordado Rodríguez-Piñero.

La eurodiputada ha destacado la importancia de crear sistemas obligatorios de trazabilidad que garanticen un comercio internacional responsable. Asimismo, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía europea para que exijan que los objetos que compren no están manchados de sangre, subrayando lo importante que es la concienciación social para ganar esta batalla y hacer frente a iniciativas como la de Trump, que ha anunciado que derogará la ley americana que lo regula desde 2010.