El Periódico | 1886
     Suscríbase gratis
actualizado 5:50 PM UTC, Mar 23, 2017

Pepe Blanco propone ser más ambicioso que la Comisión y aumentar el objetivo de las energías renovables

  • Escrito por La Redacción - Agencias
  • Publicado en Panorama Europa

MADRID, 17/03/2017.- El eurodiputado socialista José Blanco, ponente de la nueva Directiva Europea de Energías Renovables, durante la rueda de prensa que ha ofrecido dentro de la jornada sobre el Nuevo Modelo Energético en Europa. EFE/Luca Piergiovanni MADRID, 17/03/2017.- El eurodiputado socialista José Blanco, ponente de la nueva Directiva Europea de Energías Renovables, durante la rueda de prensa que ha ofrecido dentro de la jornada sobre el Nuevo Modelo Energético en Europa. EFE/Luca Piergiovanni

En la jornada La transición hacia un nuevo modelo energético en Europa, organizada por la Delegación socialista española en el Parlamento Europeo, José Blanco, ponente del informe sobre la propuesta de Directiva relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovable, ha destacado que una de sus propuestas será el de alcanzar el objetivo del 35% de energías renovables para 2030.

Según ha señalado, ese objetivo “aumentará las posibilidades de empleo, seguridad e independencia energética y reducirá las externalidades negativas derivadas de la utilización de combustibles fósiles. Además, ofrecerá una señal clara de inversión a largo plazo y apuntalará el liderazgo de Europa en energía limpia”.

En ese sentido, ha manifestado que necesitamos metas más ambiciosas de las que propone la Comisión Europea, del 27% y que incluso el objetivo que él propone es modesto comparación con las necesidades de descarbonización de la economía acordadas en la COP21. Asimismo, ha destacado que “es necesario reestablecer los objetivos vinculantes a nivel país” ya que “ha sido un factor clave para el éxito de la actual Directiva, tal y como demuestra el informe de la Comisión sobre el progreso en materia de renovables”.

Aunque ha reconocido que será difícil porque varios Estados miembros son contrarios a esta medida, ha señalado que “los países deben comprometerse con objetivos concretos. Esto es crucial para asegurarnos alcanzar el objetivo global y resulta fundamental para reforzar la seguridad y el abaratamiento de la financiación para este tipo de inversiones”, ha añadido.

Por otra parte, también ha manifestado que va a dar “un mayor protagonismo al consumidor, el llamado empoderamiento del ciudadano”. En su opinión, “es un paso adelante ratificar el autoconsumo como un derecho, pero, para ser coherente, deben evitarse los costes a la energía autoconsumida y asegurar un marco regulatorio justo”.

En ese sentido, ha denunciado que “España sirve de ejemplo de malas prácticas, y que pone en evidencia la necesidad de autorizar el autoconsumo como un derecho para no impedir su despliegue”. “Un país con un gran potencial de energía solar, donde apenas se explota esta modalidad debido a las trabas administrativas y al tristemente famoso “impuesto al sol”, ha señalado.

“Sin duda estamos ante uno de los grandes retos para Europa y para el mundo. Un reto que abarca desde el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad, como es el cambio climático, hasta la manera de mejorar la vida de los ciudadanos, mediante un consumo responsable, seguro, sostenible y saludable de la energía”, ha concluido.