May y Corbyn refuerzan sus mensajes en el último fin de semana de campaña

  • Escrito por La Redacción - Agencias
  • Publicado en Panorama Europa

El líder laborista Jeremy Corbyn da su discurso de campaña en la localidad de Basildon, en el condado de Essex (Reino Unido) / EFE El líder laborista Jeremy Corbyn da su discurso de campaña en la localidad de Basildon, en el condado de Essex (Reino Unido) / EFE

La primera ministra británica, la tory Theresa May, prometió hoy un liderazgo "sólido y estable" si gana las elecciones del día 8, mientras que el laborista Jeremy Corbyn hacía énfasis en sus propuestas sociales en actos por el país en el último fin de semana de campaña.

Ambos líderes se esforzaron por convencer a los británicos a solo cinco días para la llamada anticipada a las urnas, tras haber sido sometidos anoche a una inquisitiva sesión de preguntas por parte de los ciudadanos en un programa de la cadena BBC.

También la líder escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, se desplazó a lo largo de la jornada en helicóptero por circunscripciones clave para pedir apoyos.

Siguiendo una agenda que la llevó por el condado de West Yorkshire, en el norte de Inglaterra, May recalcó hoy que su "firme intención", si es reelegida, es reducir los impuestos para las "familias trabajadoras normales".

Anteriormente, su titular de Defensa, Michael Fallon, aseguró en una entrevista difundida por el periódico "The Daily Telegraph" que su partido no incrementaría el impuesto sobre la renta para aquellos que ganan más, algo que no corroboró la "premier".

Respondiendo a preguntas de los congregados en un acto en la localidad de Dewsbury, May sí reiteró el mensaje de que su formación abogará por "impuestos más bajos", al tiempo que enfatizó que la posición de su grupo en materia fiscal "no ha cambiado" respecto a como se detalló en su manifiesto.

En el programa electoral tory se incluye el compromiso de intentar mantener los impuestos "lo más bajos" que sea posible, aunque sin descartar subidas en el impuesto sobre la renta.

"Lo que los ciudadanos sabrán cuando vayan a votar el jueves es que el Partido Conservador es, siempre ha sido y será, un partido de impuestos bajos", subrayó la política, al recalcar que su "firme intención es reducirlos para las familias trabajadoras normales".

También aseguró que dará "un liderazgo sólido y estable" al país, en un momento en que los sondeos de opinión revelan que los laboristas han recortado las distancias.

La "premier" convocó elecciones anticipadas por sorpresa en abril cuando las encuestas otorgaban a su partido una amplia ventaja frente a los laboristas, si bien en los últimos días ésta se ha reducido.

Dos análisis publicados esta semana por la firma YouGov otorgan a los tories una ventaja de solo tres puntos -un 42% de los votos, frente a un 39% los laboristas-, y apuntan a la posibilidad de que ese partido pierda la mayoría absoluta en los Comunes.

Por su parte, en otro acto en Lincoln, donde participó en una mesa redonda con jubilados, el laborista Corbyn hizo hincapié en temas sociales y adelantó, entre otras propuestas, que un Ejecutivo dirigido por él nombraría a un ministro para gestionar específicamente los problemas de salud mental.

Ese asunto no recibe, opinó, la financiación suficiente y hay demasiadas personas que tienen que "esperar demasiado tiempo para recibir tratamiento".

Corbyn consideró que "hay un caos absoluto" en la manera que tienen los conservadores de gestionar su plan fiscal y subrayó que el laborismo "ofrece que no haya aumentos fiscales o incrementos en la seguridad social o subidas del IVA para el 95% de la población".

Por otro lado, el diario británico "The Guardian" anunció hoy en un editorial que avala al Partido Laborista -formación a la que también apoyó en 2015 y en 2005- de cara a estos comicios.

Entre los argumentos del rotativo para apoyar al grupo liderado por Corbyn, se incluye su campaña "enérgica y efectiva" y el hecho de que los tories de May no son "capaces de gobernar" por su combinación de medidas de austeridad con un enfoque duro ante el "brexit", que pone en riesgo que ocurra "un desastre para el Reino Unido".

Tras haber convocado "unas elecciones innecesarias para las que no había ganas", en las que la "premier" confiaba en ganar centrándose en personalidades individuales en lugar de en políticas, May ha desplegado una campaña "negativa y totalmente triste", opinó el periódico.

Por otro lado, también el líder del eurófobo partido de la independencia británica, UKIP, el ultraderechista Paul Nuttall, participó hoy en otros actos de campaña en Skegness.