El PSOE se opone a la decisión del PP de incrementar el copago farmacéutico de los pensionistas


Los diputados socialistas canarios, Sebastián Franquis y Tamara Raya, denuncian la decisión del Gobierno del PP de incrementar el copago farmacéutico de los pensionistas canarios.

Los diputados socialistas aseguran que la aplicación del actual copago farmacéutico en España entró en vigor en julio de 2012 (RD 16/2012, de 20 de abril). Con el Gobierno de Mariano Rajoy, “por primera vez, los pensionistas se vieron obligados a pagar por sus medicinas, lo que supuso un cambio radical y unilateral de nuestro modelo sanitario”, denuncian Franquis y Raya.

El copago farmacéutico que se vendió como una medida que contribuiría a la racionalización del gasto en medicamentos, ha tenido el efecto contrario. Según datos del Ministerio de Sanidad, en este momento el gasto farmacéutico es de 9.069.721 euros -al terminar noviembre de 2016- lo que supone un aumento del 4,13%.

Además, y más importante aún, “estas medidas han tenido efectos perversos en relación con la protección de la salud de los ciudadanos, especialmente los de mayor edad”, explican.

Durante el primer año de aplicación del copago la aportación adicional se cifró en 551 millones de euros. De ellos, prácticamente el 70 por ciento, 384 millones, lo han aportado los pensionistas. Este desembolso ha hecho que mucha gente abandone sus tratamientos médicos por no poder pagar. En Canarias, el 9,97% de personas han dejado de tomar un medicamento recetado por un médico de la sanidad pública por ser muy caro.

La medida “anunciada” por el gobierno (ajustar al alza las cantidades a desembolsar por los pensionistas que perciben rentas de entre 18.000 y 100.000 euros anuales) afectaría a más de 2 millones de pensionistas, que es el número de jubilados cuya pensión asciende a más de 1.200 euros al mes (en 14 pagas), sin contabilizar a quienes obtienen ese nivel de renta de otras fuentes. Según datos del INE, la cifra de mayores que cobran más de 18.000 euros al año es de 1,20 millones de mujeres (el 24,4% de las jubiladas) y 1,14 millones de hombres (30,8% de jubilados).

El Partido Socialista no va a apoyar medidas, injustas y que afectan a los más vulnerables, de incremento del copago farmacéutico y en especial el que afecta a un colectivo tan castigado por la crisis económica como es el de los pensionistas. Un colectivo que se ha echado a los hombros el sostén económico de sus familiares en dificultades y que, además con la inflación disparada al 1,5% en diciembre, ha visto perder poder adquisitivo a su pensión por primera vez desde 2012. No sólo el Gobierno no garantiza el poder adquisitivo de nuestros pensionistas, sino que, además, ahora quiere que paguen más por sus medicamentos.

Por último, los diputados socialistas inciden en que “el Partido Socialista se ha mostrado siempre en contra del copago farmacéutico de los pensionistas desde el primer momento, tanto en las Cortes Generales como en aquellas Comunidades en que gobierna. El verdadero ahorro y eficiencia no se consigue con medidas injustas que limitan el acceso a los tratamientos a los ciudadanos más vulnerables, sino garantizando una correcta financiación de nuestro sistema de salud.”