El PSOE presenta en el Senado una iniciativa para recuperar los derechos en educación que el Gobierno ha eliminado


El Grupo Parlamentario Socialista en el Senado ha registrado una moción para intentar revertir los derechos que el Gobierno del PP ha quitado a los estudiantes en los últimos años, ya que, entre la subida de tasas y la disminución de becas, más de 100.000 alumnos han dejado de estudiar en España desde que gobierna Rajoy.

Así lo han anunciado el secretario general del PSOE-RM y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Rafael González Tovar, y el portavoz de Educación en el Senado, Francisco Menacho.

González Tovar ha asegurado que la lucha contra las desigualdades es una batalla irrenunciable para los socialistas. “Estamos convencidos de que hoy más que nunca hace falta un pacto educativo nacional y regional, pero un acuerdo político y social”.

Para los socialistas, son requisitos necesarios para este pacto que en la Región de Murcia disminuyan los ratios en las aulas, la defensa “a uñas y dientes” de la gratuidad de la educación pública obligatoria, y la universalización de la enseñanza pública de 0 a 3 años.

“Hay que conseguir un acuerdo con los interinos docentes y tenemos que trabajar por coordinar la convocatoria de oposiciones a nivel nacional. No es posible que cada comunidad vaya por su sitio”, ha explicado González Tovar.

En su opinión, el objetivo central del pacto educativo regional y nacional debe ser que la enseñanza pública sea la prioritaria y que la concertada sea complementaria.

“En la primera reunión con la consejera para trabajar por este acuerdo pusimos encima de la mesa algo que ya hemos hablado con la concertada, y es la necesidad de tener un mapa educativo que marque muy bien las necesidades de cada zona para evitar una competencia absurda entre la privada y la concertada”, ha añadido.

Ha recordado que el PSOE también exigió a la Consejería de Educación un plan de infraestructuras educativas públicas, que actualice, modernice y de respuesta a las necesidades de la Región de Murcia.

“Tenemos que revertir los recortes dañinos que se han producido en los últimos años en la enseñanza pública, sobre todo en personal, medios y dedicación presupuestaria, que en algunos casos son escandalosos”, ha concluido.

Murcia, laboratorio del PP

Por su parte, el portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Socialista en el Senado, Francisco Menacho ha asegurado que Murcia se ha convertido en uno de los laboratorios donde el PP está experimentando las políticas más retrógradas para la comunidad educativa.

“Todos los sectores sociales estamos por la eliminación de la LOMCE, hemos conseguido acabar con las reválidas, pero aquí van con el pie cambiado y vemos como concertan los centros de FP y de enseñanza postobligatoria a costa de recortes en lo más elemental para las familias”, ha criticado.

En su opinión, la educación es el ascensor social más importante, por lo que las becas no pueden ser un premio, como las concibe el PP, sino una compensación para las desigualdades socioeconómicas de las familias. “Con el Gobierno socialista la beca era un derecho, ahora no lo es porque está sujeta a unos límites presupuestarios”.

En la iniciativa presentada en el Senado por los socialistas, que se debatirá el próximo martes, también exigen que las becas se paguen al comienzo de curso; recuperar las becas Erasmus, ya que se han reducido a más de la mitad, y recuperar las becas de movilidad, como la Séneca, que el PP ha eliminado.

“Con esta iniciativa pedimos que se vuelvan a tener todos estos derechos que existían para las familias que menos tienen. Exigimos al Gobierno que escuche de una vez a la comunidad educativa”, ha señalado.

Además, proponen una beca de rescate, para que aquellos alumnos que no pudieron estudiar porque el Gobierno les pedía más nota, vuelvan a incorporarse a sus estudios y recuperen las becas. Por último, los socialistas plantean una beca para máster, dirigida a universitarios en paro y cuya familia no tenga los ingresos suficientes, además de una ayuda para pagar los títulos de idiomas, que en algunos casos son obligatorios.