El PSOE: “Al Gobierno del PP solo le interesa la justicia como paraguas y escudo de su corrupción”


El portavoz del PSOE en Justicia, Tontxu Rodríguez, ha defendido el veto socialista a la sección de justicia en el debate de los Presupuestos Generales del Estado en el Senado y ha subrayado que “España necesita una justicia de primera magnitud, independiente y no politizada pero al Gobierno del PP solo le interesa la justicia como paraguas y escudo de su corrupción”.

Rodríguez ha explicado que “estos presupuestos no garantizarán una justicia ágil, eficiente, segura, transparente y rápida” y ha destacado que “la justicia funciona gracias al esfuerzo de los profesionales de la justicia y no gracias al reprobado Ministro Catalá que hace dos meses se tendría que haber ido a casa por vergüenza torera o tendría que haber sido cesado por el Presidente”.

El senador vasco ha detallado que el presupuesto en materia de justicia se ha incrementado este año un 7,7%, una cifra aún inferior a las últimas cuentas aprobadas por Rodríguez Zapatero, que destinó 110 millones de euros más al Ministerio de Justicia. En este sentido, ha puntualizado que “las propuestas del PP no hacen de la justicia un servicio público. No la transforman ni la mejoran, no favorecen la creación de plazas de jueces o fiscales y la organización y los medios tecnológicos siguen siendo deficientes”.

Tontxu Rodríguez ha recriminado a la bancada popular que “les falta creer en la justicia, no tienen ilusión por ella y no la quieren prestigiar como un servicio público. Ante la falta de medios, organización, efectivos y voluntad, lo único que ponen encima de la mesa es politización, purgas e injerencias”.

Rodríguez ha insistido en que “tienen a un ministro reprobado que no se va, a un Fiscal General del Estado reprobado que tampoco se va y nombran a Concha (una jueza apartada de Gürtel) nueva presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y no pasa nada”.

El parlamentario del PSOE ha hecho una radiografía de la situación de la justicia en España y ha detallado que “miles de papeles se acumulan en los juzgados, los sistemas informáticos se caen de manera habitual, las conexiones informáticas no son compatibles, la distribución de trabajo es ilógica y ficticia, no se solucionan los problemas de los ciudadanos y, en definitiva, la justicia no es rápida ni eficiente”.

“Siguen llevando a la justicia al borde del abismo y al descredito del propio sistema judicial español. Alardean de un incremento presupuestario falto de recursos administrativos, nuevas tecnologías, inmediatez, formación, independencia, compromisos y realidad”, ha concluido.