El PSOE reclama al Gobierno medidas de ayuda a miembros de las FCSE ante el elevado número de suicidios


Las frecuentes noticias que dan cuenta de suicidios de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, generando una evidente alarma social por tratarse de profesionales relacionados con la seguridad, han llevado al senador socialista por Ourense, Luis García Mañá, a formular una pregunta parlamentaria al Secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, esta mañana, en la Comisión de Interior del Senado, para conocer cómo está abordando el Ministerio del Interior esta problemática.

En su intervención, García Mañá ha mostrado su preocupación por que desde el año 2000, más de 140 policías nacionales y de 186 guardias civiles -un total de 326 personas- han puesto fin a sus vidas; el último, un Guardia Civil, el pasado domingo en Barcelona. Así mismo, ha resaltado que en 2014, la tasa de suicidios de España fue de 8,4 por 100.000 habitantes, mientras que en 2015, la de la Policía Nacional fue de 18,1 -similar a la de 2016- “muy superiores a la de la población civil”, como también sucede con la Guardia Civil. “Algo grave está ocurriendo”, ha advertido antes de recalcar que “falta transparencia y sobra silencio”

El senador del PSOE ha explicado que los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con frecuencia, han de decidir, “en fracciones de segundo”, conductas de seguridad “que otros, después, valorarán desde la tranquilidad de un despacho”. “Esto, produce estrés”, ha puntualizado y ha indicado que también deben tenerse en cuenta otra serie de factores como la inseguridad física y jurídica de esta profesión que genera tensiones, junto con la falta de conciliación familiar, los regímenes disciplinarios, o la soledad próxima o lejana que muchas veces sufre este colectivo.

García Mañá también ha subrayado estos profesionales pertenecen a instituciones armadas y son poseedores de armas de fuego con las que frecuentemente “ponen fin a sus vidas” y ha hecho hincapié en que este es el elemento que se utiliza más frecuentemente, incluso el “arma profesional”.

Al hilo de todo ello, el senador socialista ha recordado que “no olvidemos su condición de servidores públicos” y ha reclamado que los poderes públicos “deben ayudarles a superar sus crisis”.

Diagnosticar a tiempo conductas y patologías graves

García Mañá ha señalado al Secretario de Estado de Seguridad que es necesario abordar el problema de la mortalidad en estos colectivos, asociada a trastornos de salud mental, y ha hecho hincapié en que el “diagnóstico precoz” podría disminuir notablemente el número de casos producidos, detectando a tiempo conductas y patologías graves, tal como denuncian los distintos sindicatos y asociaciones de Policía Nacional y Guardia Civil.

Asimismo, el senador del PSOE ha apuntado que el Ministerio de Sanidad ha elaborado un protocolo o Estrategia Nacional de Salud Mental y ha precisado que, en relación con el suicidio, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado lo incorporan de forma desigual y deficiente, “a la vista de los resultados”. A este respecto, ha señalado al Secretario de Estado de Seguridad que en 2016, la Polícia Nacional tuvo 441 bajas psicológicas y ha criticado que carezca de un observatorio del suicidio y de bajas psicológicas.

En relación con la Guardia Civil, García Mañá ha expuesto a José Antonio Nieto que la unidad que han creado “no satisface a sus bases” y, haciéndose eco de sus reivindicaciones, le ha reclamado la profesionalización y atención de este gabinete psicológico y que sea llevada a cabo por “miembros externos” al Cuerpo.

Antes de concluir su exposición, el senador por Ourense ha recordado al poeta metafísico John Donne y ha apuntado que “la muerte de cada hombre me disminuye, porque yo hago parte de la humanidad, he ahí porque nunca pregunto por quién doblan las campanas: es por mi”.

“Por eso, deseo que aquí, en el Senado, redoblen las campanas –parafraseando a Hemingway- por estos servidores públicos para recordar que cada vez que la tragedia del suicidio les alcanza, está hiriéndonos a todos. Y que no podemos quedar impasibles mientras los miembros de las dos instituciones más valoradas por los españoles, según el CIS, se desangren”, ha concluido.