Mata: “Esta manipulación de la verdad tiene que acabar y la única forma de hacerlo es que sea por boca del propio ministro”


El portavoz del grupo socialista en Les Corts, Manolo Mata, se ha mostrado convencido de que el Decreto de Plurilingüismo “es totalmente legal y ajustado a derecho” por lo que ha pedido a Bonig y al PP que “dejen de poner piedras en el camino para torpedear una normativa en pleno proceso de matriculación que lo único que busca es que los niños y niñas valencianas dominen el castellano, el inglés y el valenciano en igualdad de condiciones”. En este sentido, Mata ha calificado de “intolerable” que mientras el Ministerio da por buenas las alegaciones presentadas y no ha presentado ningún recurso ante los tribunales, desde el PP valenciano se esté haciendo un auténtico sabotaje” y ha lamentado que una institución como la Diputación de Alicante “que no tiene competencias en esta materia y que debería preocuparse por el bueno funcionamiento de los ayuntamientos alicantinos esté torpedeando este decreto con el beneplácito de Bonig”.

“Esta auténtica manipulación de la verdad y alarmismo que está haciendo el PP en relación al decreto debe de acabar inmediatamente y la mejor forma es que sea por boca del propio ministro”, ha señalado Mata tras asegurar que “igual que le abrió las puertas del ministerio a Bonig y a parte de su grupo parlamentario, ahora debería tener la cortesía de hacerlo con el grupo que sustenta al gobierno”. “Vamos a solicitar una reunión con el ministro para escuchar de su propia boca que una vez recibidas las alegaciones y acabado el plazo existente para recurrir el decreto a los tribunales (6 de abril), el decreto del Consell es legal y está autorizado por el Gobierno”, ha indicado el dirigente del PSPV.

En esta línea, ha calificado de “barbaridad” que la suspensión cautelar llegue en el periodo de matriculación de las familias “con el caos y la preocupación que ello está conllevando para muchos padres y madres” y ha recordado que “lejos de las imposiciones que critica el PP, han sido los propios centros los que voluntariamente han decidido el nivel de programa que desean impartir” por lo que ha instado a Bonig y al PPCV “a dejar de hacer demagogia y a jugar con la educación de los niños y niñas valencianos cuando únicamente se pretende que acaben su escolarización con las mismas competencias en inglés, en castellano y en valenciano”.

“Estamos convencidos de que los recursos no van a prosperar y que sólo son trabas para frenar una normativa que cuenta con el apoyo de los padres, de la comunidad educativa e incluso del propio Gobierno”, ha sentenciado Manolo Mata.