El Periódico | 1886
     Suscríbase gratis
actualizado 11:17 AM UTC, May 26, 2017

Continúan los trabajos de la Ponencia Política con las reuniones de los grupos que abordan los desafíos de la globalización y el futuro de la socialdemocracia

  • Escrito por La Redacción - Agencias
  • Publicado en Panorama nacional

MADRID, 17/02/2017.- La consejera de Estado, Amelia Valcárcel, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy para informar de la ponencia política de cara al 39 Congreso Federal del PSOE. EFE/Luca Piergiovanni MADRID, 17/02/2017.- La consejera de Estado, Amelia Valcárcel, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy para informar de la ponencia política de cara al 39 Congreso Federal del PSOE. EFE/Luca Piergiovanni

A lo largo del día de hoy se están desarrollando en Ferraz las reuniones de los grupos de trabajo que analizan el segundo y el tercer bloque de la Ponencia Política: “Qué concepto de izquierda socialdemócrata tenemos ante los desafíos de la globalización”, coordinado por Ramón Jaúregui, y “La España que, en términos políticos, los socialistas queremos para el año 2020”, coordinado por Amelia Valcárcel y José Andrés Torres Mora.

En rueda de prensa, Ramón Jáuregui subrayó hoy que, en el ámbito europeo, el PSOE está discutiendo sobre “la importancia de revisar la política del proyecto socialista en Europa”, a raíz de los cambios que se han producido en los últimos dos años y en el marco de la policrisis europea: la crisis migratoria, la crisis de la gobernanza económica del euro y la negociación del Brexit.

Jáuregui explicó que en este aspecto las labores de la Ponencia trabajan en “una reformulación del proyecto europeo después del Brexit para fortalecer las dos grandes líneas de avance de ese proyecto, que son la gobernanza económica y el proyecto social”. Así, el PSOE defiende “una Europa con alma social, que coordina su política sociolaboral, que establece un salario mínimo, una política por el empleo juvenil, o un esfuerzo en relación con el subsidio de desempleo al parado de larga duración” y, al mismo tiempo, “un avance en la gobernanza económica que nos permita contar con una Hacienda europea, un Tesoro Europeo, combatir las disfunciones de la política fiscal europea y avanzar hacia la creación de un impuesto a las transacciones financieras en Europa en los próximos dos años”.

A su juicio, “el grupo socialista europeo tiene que proyectarse como la vanguardia de las conquistas que el mundo está reclamando en favor de la política social, comprometida con las desigualdades y con la protección social del trabajo y el empleo”.

En el ámbito internacional, Jáuregui señaló que los socialistas apuestan por una “globalización regulada” y defenderán una “agenda progresista de la globalización, que combata los paraísos fiscales, que trate de armonizar la fiscalidad de las grandes compañías, que trate de evitar la competencia fiscal entre los propios países de la UE , que avance en la creación de un impuesto a las transacciones financieras y en la idea de un compromiso de las empresas con los DDHH y hacia un comercio regulado”.

En este sentido, explicó que la decisión de los socialistas de votar a favor del CETA en el Parlamento Europeo “es una expresión de que queremos una regulación pública del comercio internacional” y “aunque el acuerdo con Canadá no es el mejor acuerdo, es probablemente el paso más importante que se ha dado en la historia para la regulación en términos de garantía de los estándares sociolaborales y medioambientales al comercio internacional”.

Respecto a la crisis migratoria, el responsable socialista señaló que el PSOE quiere ser un partido “valiente a la hora de abordar el reto de la inmigración, como una oportunidad y no como un problema”.

Jáuregui avanzó que el texto de la Ponencia Política se presentará a mediados de marzo y “dará lugar a una Convención en la que participarán pesos pesados de la política internacional del PSOE”.

La respuesta de la socialdemocracia en un mundo cambiante

Por su parte, Amelia Valcárcel ha señalado que el grupo que ella coordina trabaja para “redefinir qué significa ser de izquierdas, socialdemócrata, en un mundo en un proceso de cambio aceleradísimo, que está provocando en nuestra ciudadanía un fundado temor”, pues “no todos los cambio son previsibles” y es preciso hacer “un diagnóstico de lo que viene y de lo que hay”, para “calcular cuáles son las mejores medidas a tomar”. Analizamos “la convivencia estatal en España”, pero sin aislarlo “de lo que está pasando en el mundo y en Europa”, añadió.

Para ello –dijo- “tenemos a nuestro favor” que la socialdemocracia “tiene una trayectoria y no nos la tenemos que inventar“; es decir, que “tenemos una mirada ya larga” –aunque no completa ni exenta de opacidades o fallos-. De hecho, afirmó que los trabajos para la elaboración de la Ponencia Marco tomarán como base el análisis que se hizo en la Conferencia Política de 2013 y el último programa electoral, que calificó como “muy bueno”.

Valcárcel abogó por hacer “un gran esfuerzo para convencer a nuestros conciudadanos de que somos capaces de gestionar en este momento el presente en la oposición, cambiando mucho el compás a lo que venía ocurriendo, y en el futuro inmediato la convivencia de este país, porque seamos capaces de entender el contexto de desarrollo internacional en el que necesariamente nos vamos a mover”.

“Es muy importante para nosotros que quienes nos han votado, y quienes puedan volver a hacerlo, sepan que nos estanos ocupando del asunto. Que no estamos parados ni sometidos a querellas intestinas variadas, nos estamos ocupando lo mejor que podemos de reflexionar y pensar sobre estos asuntos”, concluyó.

► VIDEO