Lambán llama a recuperar la lealtad absoluta de Aragón con Sánchez y viceversa


El secretario general del PSOE en Aragón, Javier Lambán / EFE / ARCHIVO El secretario general del PSOE en Aragón, Javier Lambán / EFE / ARCHIVO

El secretario general del PSOE en Aragón, Javier Lambán, ha llamado hoy a recuperar la "normalidad" tras el proceso de primarias del partido y la "unidad, la concordia y la fraternidad" basada en la "lealtad absoluta" de Aragón con Pedro Sánchez y de él con los socialistas y el gobierno aragonés.

Lambán, quien ha transmitido en rueda de prensa en Zaragoza su felicitación al secretario general, Pedro Sánchez, pese a que ha reconocido que no le ha llamado "por no molestar", ha destacado que desde el pasado domingo, cuando fue elegido, cuenta con su "total y absoluta lealtad", como ha hecho "siempre" con los dirigentes del partido fueran o no sus preferidos, como en este caso, ya que apostó por Susana Díaz.

"Pedro Sánchez cuenta con mi lealtad y la de los socialistas aragoneses", ha insistido, toda vez que ha enfatizado que recuperar la fraternidad debe ser algo "mutuo".

Por ello, se ha comprometido a asistir al Congreso Federal de junio a "apoyar" al secretario general y el proyecto que va a liderar, pero con el propósito de que este nuevo proyecto del PSOE para España sea también aragonés y no ignore la vocación de la sociedad y del gobierno aragonés de ser "relevante" en la política española.

Es el momento de recuperar la normalidad "sin aspavientos", ha insistido el también presidente aragonés, quien no ve razonables las "exigencias de que se pida perdón" por parte de quienes no han apoyado a Sánchez en el proceso ni "incurrir en halagos que puedan resultar increíbles".

Lambán ha incidido en que los gobiernos autonómicos tienen que ser un "aliado fundamental" del nuevo secretario general y no deben ser vistos por él ni por ninguno de sus colaboradores "como un peligro".

Ha agregado, en respuesta a los medios de comunicación, que no teme "ninguna 'vendetta'" por parte de Pedro Sánchez, dado que lo que ha explicado es una "declaración de intenciones" que hubiera expresado de igual modo si hubiera ganado las primarias Susana Díaz.

Y ha negado igualmente que existan enfrentamientos entre "las bases y el aparato", que es la dirección del partido democráticamente elegida, así como las acusaciones de "deslealtad" por su parte hacia Pedro Sánchez, a quien ha asegurado que le ha dicho las cosas dentro del Comité Federal y a quien fue leal hasta el 1 de octubre.

En cualquier caso, ha insistido en la necesidad de dejar "atrás" estos debates y de "mirar hacia adelante", y eso pasa por recuperar el diálogo con socialistas que hasta el sábado formaban parte del "sector" de Sánchez, como la diputada aragonesa Susana Sumelzo, con quien tampoco se ha comunicado pero tiene "el teléfono y las puertas abiertas" para hablar con ella del futuro del partido.