González califica a Soares de luchador por la "democracia y el progreso"


El expresidente del Gobierno Felipe González en una imagen de archivo. | EFE. El expresidente del Gobierno Felipe González en una imagen de archivo. | EFE.

El expresidente del Gobierno Felipe González ha calificado al que fuera presidente de Portugal entre 1986 y 1996, Mário Soares, fallecido hoy en Lisboa a los 92 años, de "luchador por la democracia y el progreso social".

González, en un comunicado, ha afirmado que "Mario era, ante todo, un amigo. Por eso cuesta hablar desde la ausencia". "Era un demócrata convencido de que sólo acabando con la dictadura salazarista y enfrentando luego la deriva autoritaria comunista, podría desarrollar sus ideas: el socialismo democrático".

El ex dirigente socialista español ha agregado que Soares luchó siempre "por esas convicciones" durante "más de 70 años".

También la comisión gestora del PSOE ha expresado hoy su "profundo pesar" por el fallecimiento del expresidente portugués Mário Soares, una "figura histórica" y un "gran europeísta" que trasciende ideologías y cuyo legado debe conservarse entre todos "en estos momentos en que los populismos amenazan nuestro progreso".

"El Partido Socialista Obrero Español no podrá olvidar nunca el trato cercano, cómplice y motivador que representó siempre Soares en nuestro proyecto democrático primero y en nuestra incorporación a la Unión Europea más tarde", remarca el comunicado.

Desde Bruselas, el presidente de la Delegación socialista española en el Parlamento Europeo, Ramón Jáuregui, lamentó también la muerte del expresidente de Portugal y envió en nombre de los eurodiputados socialistas un abrazo de condolencia fraterna a su familia, a los compañeros socialistas portugueses y al pueblo de Portugal.

El presidente de los eurodiputados socialistas ha recordado que con Soares Portugal entró en Europa en 1986 - como España - y con él, el socialismo democrático portugués obtuvo las más altas cotas de respaldo electoral.

Soares falleció hoy a los 92 años en el Hospital Cruz Roja de Lisboa, donde permanecía ingresado desde el pasado 13 de diciembre.

Jefe de Estado de Portugal entre 1986 y 1996, es considerado una de las figuras políticas portuguesas más importantes de los últimos años por su decisiva participación en la transición a la democracia cuando la Revolución de los Claveles puso fin a la dictadura de su país (1926-1974).