El pensamiento de Pablo Iglesias

Aunque Pablo Iglesias tuvo una escasa formación académica y teórica -fue un autodidacta-, su producción intelectual alcanzó una extensión poco común en el panorama político. Desde su primer artículo, "La Guerra", publicado el 5 de diciembre de 1870, en "La Solidaridad", hasta el último, "El proletariado vencerá", publicado el 8 de diciembre de 1925 en "El Socialista", el día antes de su muerte, Iglesias dejó escritas unas 2.000 colaboraciones en numerosos periódicos y revistas de España y del extranjero.
Antes y después del fallecimiento del fundador del PSOE, estos escritos se han recopilado en distintos libros, junto a sus intervenciones como diputado en el Parlamento, y como concejal del Ayuntamiento de Madrid. También se han reunido en estos libros la práctica totalidad de su ingente correspondencia -la catalogada se cuenta por varios centenares de cartas- o sus intervenciones en Congresos u otras reuniones del PSOE, UGT o la Internacional Socialista. Esta extraordinaria obra ha convertido a Pablo Iglesias en uno de los mejores comunicadores del ideario socialista.

¿Qué opinaba Iglesias de la política?, ¿de las metas del PSOE?, ¿de las huelgas?, ¿de la situación de las mujeres?. He aquí algunas citas suyas sobre estos y otros muchos temas.

La meta del PSOE
"El ideal del Partido Socialista es la completa emancipación de la clase trabajadora: es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes".

La acción política
"No dejen, no, los obreros de conquistar cuantas mejoras puedan mediante el empleo de la acción económica, pero no olviden que toda mejora general, lo mismo la jornada de ocho horas para todos los oficios, que cualquiera otra, únicamente podrán alcanzarla por la acción política, por la vía legislativa".

La huelga
"No hay que ir a las huelgas desorganizados y ciegamente, ni cuando intencionadamente las provoque el adversario. Por el contrario, hay que prevenirse bien, hay que organizarse mucho y saber de antemano los resultados que se pueden alcanzar. Donde no hay organización ni cálculo ni los medios complementarios que necesitan aquellas para dar buen fruto, se esconde una victoria patronal, un triunfo de los enemigos del trabajo".

Los proletarios
"Los proletarios no deben ser nunca sumisos ni esclavos del capitalismo, sino rebelarse siempre contra él; pero en su rebeldía deben ajustarse en todo momento a los dictados de la razón, no inspirados en el capricho o en la inconsciencia. Así serán fuertes y temibles y conseguirán, sin experimentar retrocesos, poner fin a la explotación que hoy sufren"

El capitalismo
"La miseria social, el envilecimiento intelectual y la dependencia política de la clase asalariada, según afirma nuestro programa, no tienen más origen que la sujeción económica de los obreros a la clase capitalista. Querer buscar en otra parte la causa y la explicación de los males de los desheredados es apartarse del camino de la verdad".

La burguesía
"Los privilegios de la burguesía están garantizados por el Poder político, del cual se vale aquella para dominar al proletariado".

Las desigualdades sociales
"Raya en lo absurdo ver a una porción de seres andar desnudos, carecer de albergue y morir de hambre, cuando hay casas inhabitadas, ropas y calzado que deteriora el tiempo, no el uso, géneros alimenticios de todas clases que se pudren y pierden por no haber sido entregados al consumo en el momento necesario".

Libertades y derechos
"Aun restringidos por los que tienen poder bastante para burlar la ley, nosotros reclamamos las libertades y los derechos individuales porque sabemos que mediante ellos hemos de movernos más desembarazadamente que hoy y trabajar con mayor resultado por el progreso de las ideas socialistas".

Política y honradez
"Por mucho que valgan las ideas, no pueden prosperar en el grado que deben si sus sostenedores, y principalmente los que ocupan las primeras filas, no son enteros, serios y morales. No sólo hacen adeptos los partidos con sus doctrinas, sino con los buenos ejemplos y la recta conducta de sus hombres".

La militancia socialista
"Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas, ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que les anima, sino para difundirlas, para llevarlas a todas partes, para hacer que penetren en los cerebros de los muchos asalariados que todavía no las profesan"

El PSOE y los intelectuales
"Llamamos al campo socialista a los obreros intelectuales, porque salvo unos cuantos de ellos, todos los demás, poco o mucho, sufren el despotismo patronal y sólo serán libres, sólo verán respetada su dignidad y el fruto total de su trabajo en su poder cuando el socialismo haya puesto fin a la sociedad burguesa".

La Propaganda
"El progreso de las ideas depende mucho de las condiciones sociales, pero también de saber propagarlas y de la forma en que la propaganda se haga".

El PSOE y las mujeres
"Del Partido Socialista forman parte las mujeres, y es natural que así sea, porque si los hombres necesitan emanciparse, ellas lo necesitan más, por ser mayor su esclavitud, y para acabar con ella no pueden ir a otro partido, ya que solamente el socialista lucha por la desaparición de todas las esclavitudes".

La guerra
"¿Qué es la guerra? Volvemos a repetir. Un crimen de lesa humanidad. Si, un crimen que todos, absolutamente todos, y especialmente nosotros, los obreros, pues somos sus principales víctimas, debemos combatir, condenar y apostrofar, trabajando todo lo que nos sea posible para que no se lleve a cabo".

La guerra de Cuba
"Pedid con energía, reclamad con fuerza que vayan a Cuba los hijos de los ricos, que no se exima nadie, y veréis como produciendo con él una viva agitación en toda España, conseguís que la guerra acabe pronto. El patriotismo que tanto tienen los ricos en los labios, es mentira, y en cuanto vean que sus hijos corren el riesgo de ser sepultados en el mar o morir del vómito o de otro mal grave en los hospitales de Cuba, se apresurarán a buscar el medio de que la insurrección termine".

El militarismo
"El militarismo es un peligro para la paz del mundo y para las libertades y la tranquilidad del país donde domina".

Derecho al ocio
"Mientras no se aligere la carga del trabajo, la generalidad de los proletarios no se hallarán en situación de cultivar su inteligencia".

(Fuente: Fundación Pablo Iglesias)