El Periódico | 1886
     Suscríbase gratis
actualizado 4:19 PM UTC, Feb 19, 2017

Universitarios socialistas. LX aniversario


En la foto, además de Paco Bustelo, su hermana Carlota Bustelo, y las hermanas Ana y María Gómez Mendoza / ARCHIVO En la foto, además de Paco Bustelo, su hermana Carlota Bustelo, y las hermanas Ana y María Gómez Mendoza / ARCHIVO

La Agrupación Socialista Universitaria surgió tras los sucesos estudiantiles de Madrid en febrero de 1956, en los que fueron detenidos algunos de sus impulsores, como Miguel Sánchez-Mazas, Vicente Girbau o Manuel Ortuño, que terminaron expatriándose. El 23 de febrero de 1956 unos cuantos jóvenes crearon en el campo de fútbol del barrio de la Guindalera en Madrid la Asociación Socialista Universitaria, que enseguida pasó a denominarse Agrupación. Para el 1 de Abril de 1956 Víctor Pradera Gortázar, fundador de ASU, y Jorge Semprún, dirigente comunista, habían redactado el manifiesto con la célebre frase "hijos de los vencedores y de los vencidos", llamando a la reconciliación de los españoles. En la distribución del manifiesto participó Francisco Bustelo, dirigente de ASU, entre otros.

En el verano de 1956, Víctor Pradera estableció contacto con el secretario general del PSOE, Rodolfo Llopis, estableciéndose los primeros vínculos orgánicos. Sin embargo, la vinculación con el PSOE del exilio no terminó de resolverse pese a la presión del Congreso del partido de 1958. La ASU promovió la Unión Democrática de Estudiantes y practicó la unidad de acción con el PCE, tanto en la agitación universitaria como en la convocatoria por los comunistas de la fracasada Huelga Nacional Pacífica de junio de 1959. También hubo secciones de ASU en Valencia y algún afiliado en Salamanca. Debido a sucesivas detenciones y juicios, parte de sus miembros se exiliaron y crearon la delegación exterior de ASU, afiliándose algunos al PSOE. Tras arduos debates una nueva cohorte de militantes, encabezados por Luis Gómez Llorente, Miguel Ángel Martínez o Miguel Boyer, entre otros, decidieron aceptar convertir la ASU en las Juventudes Socialistas en enero de 1961, presentando una ponencia radical, alentada por Antonio Amat, al Congreso del partido.

En el tardofranquismo fue creado un Frente Universitario o de la Enseñanza en el participaron Enrique Moral y Alonso Puerta, entre otros. Una vez muerto Franco, el crecimiento de militantes de la Agrupación Socialista Madrileña, hasta entonces tenía poco más de 300 afiliados, hizo que se desdoblaran las agrupaciones territoriales, reconstituyéndose también la Universitaria con estudiantes. En una asamblea de universitarios se eligió una dirección colegiada con Fernando Morán Calvo-Sotelo, futuro diplomático, de secretario político y Valeriano Gómez, ministro de Trabajo con Zapatero, como secretario de organización. La absorción de la Convergencia Socialista de Madrid en marzo de 1977 trajo consigo la reestructuración de la dirección de ASU, pasando a dirigir la Agrupación Juan Lobato y Mariano del Mazo. En suma, la ASU fue refundada en el marco del primer congreso de la Federación Socialista Madrileña, aunque la decisión creo tensiones con las Juventudes Socialistas, creándose más adelante secciones en Cataluña o Galicia. La ASU presentó una ponencia política radical en el 28 Congreso del PSOE en mayo de 1979.

Tras las elecciones municipales de abril de 1979, la ASU fue perdiendo relevancia política debido al creciente peso de los “capitanes” municipales en el comité regional de la FSM. No obstante, participó activamente en las primeras elecciones democráticas de rectores en las universidades madrileñas, siendo elegidos militantes históricos de la ASU, como Francisco Bustelo rector de la Complutense, y Josefina Gómez Mendoza, rectora de la Autónoma de Madrid en 1984, tras la dimisión del electo Julio González Campos. La elección de González Campos a comienzos de 1982 fue contestada por ASU ya que los diez claustrales estudiantiles, de los que formaba parte, le habían votado por unanimidad. Cristina Granados fue una de las primeras mujeres en la dirección de la ASU, en calidad de secretaria de organización, en el tiempo del golpe de estado del 23F.

A partir de mediados de los años ochenta, con el PSOE en el poder, fueron admitidos profesores en la ASU y la permanencia en la Agrupación de antiguos militantes ya licenciados, adquiriendo éstos un creciente protagonismo en su marcha interna, por lo que la Agrupación perdió empuje como movimiento estudiantil, para desempeñar un cierto papel en el reclutamiento político de cuadros. En realidad, esto había sido ya así en los tiempos fundacionales de la Agrupación en los años cincuenta y sesenta. Por su dirección en los años ochenta pasaron, entre otros, Belén Lara, Galo Gutiérrez o Antonio Romero. Entre 1989 y el año 2000, Rafael Simancas fue su secretario general, pasando entonces a dirigir el Partido Socialista de Madrid-PSOE y lográndose una mayoría de izquierda en las elecciones de mayo de 2003 en la Comunidad madrileña.

La nueva militancia de clase media universitaria, hijos de la guerra, representaba el origen de la renovación del PSOE, aunque ésta solamente culminara en la década de los setenta, debido a la propia perduración del franquismo. Permitía elaborar un proyecto político autónomo, sin necesidad de depender de formaciones centristas burguesas. Se caracterizó también por una temprana incorporación de la mujer a la militancia, en lo que todavía era casi un grupo de amigos. Alguna de ellas, como Carlota Bustelo, promovieron la agrupación Mujer y Socialismo más adelante. Defensores del socialismo revolucionario, con tintes neutralistas, viajaron y descubrieron Europa, en su edad de oro socialdemócrata. Accidentalistas ante la forma de gobierno, alguno de sus miembros, como Miguel Sánchez Mazas o Juan Manuel Kindelán, no dudaron en dirigirse a Juan de Borbón, demandándole un compromiso antifranquista.


El PCE y la transición: nuevas aportaciones

Febrero 18, 2017 Más Historia y Vida

Con la aparición en estos dos últimos años de los libros de Fernando Hernández, Los años de plomo. La reconstrucción del PCE durante el primer franquismo, 1939-53 y de Carme Molinero y Pere Ysás, De l...

La emancipación de la mujer en el PSOE a comienzos del XX

Febrero 17, 2017 Más Historia y Vida

En el socialismo español se pueden advertir dos posicionamientos tradicionales ante la cuestión de la emancipación de la mujer a comienzos del siglo XX, reflejo del debate que sobre la cuestión asistí...