La Agrupación Femenina Socialista Madrileña contra la Guerra de Marruecos

  • Escrito por Eduardo Montagut
  • Publicado en Historia y Vida

Retrato de Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE (Foto sin fecha, años 10) / EFE / ARCHIVO Retrato de Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE (Foto sin fecha, años 10) / EFE / ARCHIVO

La Agrupación Femenina Socialista de Madrid organizó una activa campaña contra la Guerra de Marruecos en 1913, destacando dos actos a mediados del año: un mitin en el Teatro Barbieri y una manifestación. La lucha de las mujeres contra la guerra es un asunto que hemos tratado en otro trabajo sobre el caso de las mujeres de Zaragoza y sobre la Guerra de Cuba, donde citábamos las tímidas alusiones que ha merecido en la bibliografía, y que como historiador nos interesa sobremanera. En este artículo pretendemos hacernos eco de la protesta organizada por las mujeres socialistas, ya organizadas desde hacía unos pocos años antes del momento que tratamos, y que hemos también tratado en un trabajo a partir del mitin de lavanderas de 1910. Las acciones promovidas por las socialistas contra la Guerra de Marruecos suponen un ejemplo del trabajo de sus organizaciones en línea con la estrategia del Partido, y en este caso contra la guerra, que en esos momentos se había recrudecido, movilizado a todos los socialistas con multitud de actos, como pone de manifiesto la lectura de los números de “El Socialista” en ese año.

En este artículo nos centraremos en el mitin del Teatro Barbieri de Madrid, consultando el número 1491 de “El Socialista”.

Al parecer, las autoridades no permitieron que las mujeres pudieran hablar en público contra la guerra. En todo caso, eso no atemorizó a las socialistas y el acto se celebró. El acto fue presidido por Juana Taboada, fundadora de la Agrupación, y de la que sería presidenta también. Fue una de las más activas líderes contra la Guerra de Marruecos en esos precisos momentos. La mesa del acto se completaba con las socialistas María Rueda y Otilia Solera. La última fue una destacada sindicalista en el ramo de las modistas, y secretaria de la Agrupación Femenina Socialista de Madrid. Taboada abrió el acto haciendo un llamamiento a todas las madres, hermanas e hijas para que colaborasen en la protesta contra la guerra.

Ana Posadas hizo un canto contra la guerra desde un acusado pacifismo y con tintes anticlericales, para terminar llamando a la unión de las mujeres obreras frente al imperialismo. Siguió en el uso de la palabra Carmen Jordán, que habló en nombre de la Sociedad de Modistas, poniendo el énfasis en uno de los asuntos contra los que más luchó el socialismo español, es decir, contra la redención en metálico que permitía a los hijos de las clases acomodadas no ir a la guerra, a pesar de la reforma en este sentido que había emprendido Canalejas, pero que se eludía gracias a un subterfugio legal. También aludió a que no se podía justificar la guerra por la supuesta labor civilizadora en Marruecos, ya que España no podía ser un ejemplo de cultura, habida cuenta del altísimo nivel de analfabetismo existente y la falta de escuelas en su misma capital.

Lucio Martínez también intervino como orador. Martínez fue miembro de la Comisión Ejecutiva del Partido, concejal en Madrid, vocal del Instituto de Reformas Sociales, diputado por Jaén y Madrid, y un activo masón, además de sindicalista. Su labor en favor del socialismo fue intensísima desde comienzos del siglo XX hasta su muerte en el exilio mexicano. Martínez elogió el trabajo de las mujeres socialistas en la campaña general del Partido contra la guerra. Remarcó la crítica a los argumentos sobre la supuesta labor civilizadora española, y atacó al nacionalismo español, ya que el verdadero honor nacional estribaba en impedir que hubiera españoles que se muriesen de hambre. También insistió en el argumento primordial del socialismo español contra la redención en metálico.

En el turno de oradores siguió la socialista Francisca Vega, bordadora, activa sindicalista y masona, además de tener el honor de haber sido la principal bordadora de las banderas de las organizaciones obreras socialistas. Vega atacó la guerra también, y recordó el deber de las madres de impedir que sus hijos fuesen a la misma, o de exigir que fueran todos, también los hijos de los “ricos”. Exigió que el gobierno explicase en las Cortes las razones de la guerra.

Manuel García Cortés realizó una detallada relación de los argumentos que el Partido Socialista tenía contra la guerra, y que ya conocemos. En primer lugar, estaría el odio antibélico del pueblo español, a pesar de las críticas que los sectores militaristas realizaban contra estas protestas. En segundo lugar, remarcó el papel de las mujeres socialistas en esta campaña contra la guerra, siendo este mitin madrileño uno de los actos más importantes. En tercer lugar, estaría la crítica del argumento civilizador, habida cuenta de la situación socioeconómica española general de intenso atraso que provocaba una sangría migratoria constante hacia América, además de combatir la conexión de este argumento con la religión católica. En cuarto lugar, se atacaba la imprevisión del gobierno español en este conflicto. La quinta crítica volvía sobre el sistema de reclutamiento y su intrínseca injusticia social, como hemos indicado anteriormente.

Virginia González, una de las mujeres socialistas más intensas de principios de siglo, y luego una de las primeras comunistas españolas, a pesar de que moriría al poco de la fundación del nuevo partido, intervino a continuación. Realizó una crítica antimilitarista y analizó las causas de las guerras incidiendo en los beneficios que proporcionaba a determinados sectores. Contra esta situación solamente cabía la unión de los trabajadores.

Pablo Iglesias cerraría las intervenciones de los oradores, como era habitual cuando participaba en un mitin. El padre del socialismo español interpretó las guerras en clave de lucha de clases. La burguesía no solamente explotaba al proletariado, sino que también lo utilizaba para combatir a otras burguesías. Pero en el caso español la guerra emprendida no podía enmarcarse en la teoría de las causas económicas del imperialismo de búsqueda de mercados, lo que la hacía más incomprensible. Se iba a la guerra mientras España padecía un atraso general. Por otro lado, los obreros españoles no ganaban nada con la guerra de Marruecos. Allí no encontrarían trabajo por la existencia de una mano de obra propia que era más barata. Tampoco se había ido allí para civilizar. Esa misión no se realizaba con armas. Después desgranó las distintas acciones, estrategias y sucesos más concretos de la guerra y que criticó con contundencia. Pablo Iglesias insistió en que debía cumplirse la ley de reclutamiento y así se lo había prometido Romanones. No bastaba con decir que se cumplía la legislación y luego se destinaba a los hijos de la burguesía a puestos que no entrañaban riesgos. Pablo Iglesias insistía en que los socialistas no deseaban que murieran los hijos de “los ricos”, sino de que si había guerra se cumpliese la ley y no se hicieran distingos en función del poder económico. Pero porque no se quería que nadie sufriese, no debía haber guerra. Fue tajante en exigir que debía acabarse. El pueblo no tenía ningún compromiso para hacer la guerra. Mantener el conflicto y reprimir las protestas podría llevar a la violencia, aunque no la deseasen los socialistas.

El mitin terminó con la aprobación de unas conclusiones:

  1. Exigencia al Gobierno para que se abriesen las Cortes.
  2. Repatriación de las tropas de Marruecos.
  3. Derogación de la disposición legislativa que autorizaba el abono de cuotas militares disfrazadas.
  4. Que en tanto se lograba eso, se cumpliese la ley en relación con el reclutamiento.

Los interesados en ahondar sobre la personalidad política y sindicalista de los protagonistas de este artículo cuentan con el imprescindible Diccionario Biográfico del Socialismo Español.


José Clemente Vidal en el socialismo de Garrucha

Junio 13, 2017 Más Historia y Vida

José Clemente Vidal fue un comerciante en Garrucha. Socialista, concejal y alcalde de su localidad. Al terminar la guerra sería procesado, condenado y fusilado en un cortísimo espacio de tiempo. ...

Sobre el origen del término “socialismo”

Junio 12, 2017 Más Historia y Vida

Al parecer, el primer autor que empleó el término de “socialismo” fue Ferdinando Fachinei en el siglo XVIII. Fachinei fue un religioso italiano nacido en 1725. Fue un sabio de la época en varias mater...